La caricia del último aliento

Se quitaba los zapatos y cruzaba el salón con paso vacilante, mientras miraba con cierta concentración el brillante reflejo de la sombra que el impoluto parquet le devolvía de sus movimientos. A diario la misma imagen. Se arrojaba sobre el viejo sillón de cuero ajado que esperaba dormido junto a la ventana, ésa a la que tanto le había gustado Leer más …

Querido diario… Septiembre

Cuento para mis hijos. Había una vez un lugar en el mundo donde las gentes eran felices. La palabra peligro no existía y las lágrimas sólo eran de cocodrilo. Había una vez un lugar en el mundo donde las puertas de las casas siempre estaban abiertas y las farolas eran enormes piruletas de color.

150 palabras… Tú

Son tus pasos al caminar los que llenan mi soledad cuando con sus susurros se acercan. Son tus suspiros los que llenan mis silencios con la huella del aire exhalado en mi cuello. Es el eco de tus besos y caricias el que me hace sentir viva cuando no estás conmigo. Es tu huella dactilar la que tatua calma a Leer más …

150 palabras… Cuando fuiste mamá. Mi llegada.

La madrugada del 4 diciembre de 1979 lancé una señal al aire. Ese día fue el elegido contra todo pronóstico. Tenía prisa por llegar al mundo y no pude esperar a la fecha prevista. Un baño de aguas amnióticas anunciaba la llegada de una nueva vida, la mía.

150 palabras… Una vida más en Nueva York. Epílogo.

[Para leer la historia completa] “Mi querida Carol, Hoy que lees estas letras ya habrás digerido que nuestra aventura ha terminado. No así el amor que siento por ti, que me acompañará siempre. Un episodio más de tu vida, que continúa, hoy ya sin mí. Mil palabras se agolpan en mi cabeza y mis manos no alcanzan a escribir y Leer más …

150 palabras… Una vida más en Nueva York. El desenlace

Abrió el armario decidida, rebuscó entre las perchas y sacó su vestido de lino blanco. Se acercó al espejo mientras observaba sus curvas perfectas y se pintó los labios de carmín rojo. Parecía una princesa de cuento, sonrió. Hacía calor y en la calle no parecía que soplara nada de viento.

150 palabras… Una vida más en Nueva York. Parte III.

Parte I. Parte II. … Dos semanas más tarde. Las luces blancas y frías iluminaban su cuerpo inerte que reposaba sobre la mesa de operaciones del quirófano. El sonido del instrumental y el ritmo de sus latidos le fueron acompañando hacia un sueño muy profundo. Un viaje que su mente emprendió hacia ninguna parte. Ajeno a lo que el destino Leer más …

150 palabras… Una vida más en Nueva York. Parte II.

Para leer el capítulo anterior Se acercó a él con gesto nervioso, como si intuyera que algo no iba bien. Le acarició el rostro sin apartar sus ojos, estudiando con detalle su mirada. Por fin la miró y sin demasiado interés le dio un beso en los labios.

150 palabras… Una vida más en Nueva York. Parte I.

Abrió el armario decidida, rebuscó entre las perchas y sacó su vestido de lino blanco. Se acercó al espejo mientras observaba sus curvas perfectas y se pintó los labios de carmín rojo. Parecía una princesa de cuento, sonrió. Hacía calor y en la calle no parecía que soplara nada de viento.