Embarazo ¿Será niño o niña? Mis métodos alternativos

¿Niño o niña? ¡Que venga bien es lo importante! Pues sí, pues claro, elemental, querido Watson… Por supuesto que por encima de todo, lo que queremos es que nuestros peques nazcan sanos y fuertes, pero no reconocer que en el fondo tienes una pequeña predilección porque sea niño o niña… Ni un poquito… Ni una mijita… Bueno, ¡habrá de todo! ¡Ains!

Cuando me quedé embarazada del mayor tenía claro que prefería un niño. Y oye, todos los astros se alinearon y los cromosomas también, y niño nació.

Con el segundo, prefería niña. Miré diferentes calendarios chinos, me hicieron la prueba de la cuchara, muy popular en mi familia, volví a consultar el calendario chino otra vez… Cual margarita cuando la deshojas y el resultado es un “No me quiere“, que serías capaz de segar el campo hasta que a la millonésima vez la puñetera flor tuviera a bien determinar que tu amor platónico efectivamente “te quiere“… Porque coño, ¡¡¡las flores también se equivocan!!! Pues así…

Por más vueltas que le di, los testículos me saludaron en la ecografía de la duodécima semana. Bueno, no pasa nada… Reconozco que un poco de disgustillo me llevé el disgusto fue monumental, pero la realidad es que adoro a mi moreno pequeño de ojos de chocolate y no lo cambio por nada en el mundo.

Y a la tercera dicen que va la vencida. Pero yo que soy cauta, vuelvo a consultar el calendario chino, vuelvo a hacer la infalible prueba de la cuchara, que para las que no lo sepáis, consiste en envolver una cuchara y un tenedor perfectamente en una servilleta, de modo que no se vea lo que hay dentro. Cada cubierto se esconde bajo una silla diferente. Y luego la embarazada se sienta al azar en la silla que elija. Si se sienta sobre la silla que tiene debajo el tenedor, será niño. Si lo hace sobre la silla que tiene debajo la cuchara, será niña… ¡Y esta vez sale niña! ¡Esta vez es cuchara!

Pero… ¿¡Es niño o niña!

Lo cierto es que no confío en estos sistemas rudimentarios, pero me hace gracia, y me aferro como si de una margarita deshojada se tratata. Sí, esa que por fin se ha dignado a regalarte un te quiero… Hoy por fin, voy a la eco de las 20 semanas, y me dicen: ¿Sabes lo que es? ¿ves esas tres rayitas? Guardando la compostura sonrío mientras pienso… ¡Suéltalo ya, coño! ¿¡¿Es niño o niña!?!

Su primer selfie...
Su primer selfie…

Y ya está, por fin, lo dice. Segura. No titubea… Es niña. ¡Vamos a tener una niña! Y se llamará June.

P.D.: A pesar de mi excepticismo… Debo decir que el calendario chino acertó. 😉

He escuchado muchas historias sobre cómo saber si el bebé será niño o niña, desde la forma y posición de la tripa, pasando por una versión similar a la del tenedor y la cuchara: La navaja y el cuchillo (esta quizá un poco más sádica… :P) hasta el punto de poder determinarlo por la velocidad a la que late el corazón del bebé. Si late rápido niña, si late más lento, niño… ¿Serán ciertas? ¿No lo serán? ¿Y tú, conoces algún método alternativo para conocer el sexo del bebé? ¡Cuéntamelo!

16 thoughts on “Embarazo ¿Será niño o niña? Mis métodos alternativos

  1. ¡Me gusta mucho el nombre! Yo probé calendarios chinos que se contradecían con los mayas, y otros experimentos como el de introducir la fecha de nacimiento de los padres y según eso te acertarían el sexo. Probando tantos métodos, el problema es que se obtienen resultados contradictorios: unos dicen que niño, otros que niña… ¡es mejor verlo en la ecografía!

  2. Enhorabuena!! Me gusta mucho el nombre, no lo había escuchado (supongo que se pronuncia “yune”, no?). Yo en el primero quería niño y niño fue, clarito a las 12s, esta vez los tres queríamos niña pero decidió ser niño, eso sí, nos tuvo en intriga hasta las 21s. Me descolocó la noticia los primeros segundos pero al decirme que todo va de maravilla solo le veo cosas buenas, aunque el embarazo me esté tratando como a un saco de boxeo 😂😂

Deja tu huella en este post