9 semanas… ¿Quién marca el límite de la cordura?

Reconozco que es un título algo sui géneris, pero siento la necesidad de verbalizar algunas cosas que no puedo remediar me revuelvan el hígado. Estoy embarazada. Ha sido un embarazo buscado, quizá no tanto meditado, aunque sí estaba en proyecto, era para más adelante. Pero a veces la pasión, la emoción y la improvisación del momento hacen que tus propios planes te parezcan una meta ridícula y te dejes llevar… ¿Por qué esperar? Realmente… ¿A qué esperábamos? Dicho y hecho. Y nunca mejor dicho, porque si de algo puedo estar segura, es que mi fertilidad aún está a pleno rendimiento. Perfecta diana.

Y es el tercero, o tercera, por el amor de todos los dioses del Olimpo, que sea tercera. Y en esta ocasión el término del género, ¡importa! ¿Estás loca?

Y aquí es donde quería yo llegar. A mi locura, a la de otros, a la de las personas que determinan y a veces sentencian. Sé, y me consta que este tipo de comentarios no son malintencionados, máxime cuando provienen de gente que me consta que me quiere y me aprecia, pero no puedo evitar que algo dentro de mí se remueva. Siento como si me estuvieran juzgando. Como si este tercer embarazo fuera algo malo, algo fuera de lo normal que rompe los cánones establecidos de lo que se supone que es una familia… ¿normal? No, no estamos locos, que sabemos lo que queremos, como dice la canción. Y no, no es que viva la vida igual que si fuera un cuento, al contrario, la vivo de manera consciente y meditada, dentro y atendiendo a mis posibilidades. A nuestras posibilidades.

Y sin embargo… No he encontrado el tono asertivo para manifestar mi incomodidad ante dichos comentarios. Me molesto, me lo callo, lo macero en mis entrañas y ahora lo escupo. Lo vomito a bocajarro. Porque sin el ánimo de ofender a nadie siento la necesidad de decir que esos comentarios me hieren.

Me siento feliz. Asustada, también tengo que confesarlo, porque mi pequeño aún es eso, pequeño y su ritmo y actividad supera los límites de cualquiera, y esto se va a multiplicar. Porque este embarazo, o mejor dicho la llegada del bebé cambiará muchas cosas en nuestras vidas, en nuestro modo de hacer o en nuestras costumbres, pero… ¿por qué negativizar ese cambio? ¡Si realmente es lo que queremos!

Imagen de la App Embarazo +
Imagen de la App Embarazo +

Estoy de 9 semanas. Mi bebé tiene el tamaño de una uva, pesa aproximadamente dos gramos y lleva manifestando y reclamando su espacio desde prácticamente el principio del embarazo. Completamente distinto a los otros que, salvo por las molestias de la diabetes gestacional en el segundo embarazo, fueron totalmente asintomáticos. Me encuentro bien físicamente, pero en ciertos momentos, sobre todo por las mañanas, noto un revoltijo incómodo en el estómago, que solo pasa cuando ingiero algún alimento. También me siento ausente y apática. Irascible y volcánica. No me siento cómoda con estos estados de ánimo cambiantes, y espero que con las semanas se estabilicen o remitan… Por mi salud mental y la de los míos.

Mi constante actividad y el ritmo frenético que llevo habitualmente no me están permitiendo ser consciente de algunas cosas. Estudios, trabajo, casa, niños, asociación, redes… Siento que no me estoy permitiendo espacio para centrarme en este momento de mi vida. Y soy yo misma mi propio freno. Soy consciente de ello y tengo que decidir dónde y cómo poner el freno para centrarme y poder disfrutar a pleno rendimiento de este embarazo. Del último. De la última vez que voy a sentir que se gesta una vida en mi interior. Desconectar para conectar con lo que realmente importa.

En esta última temporada he tenido la tentación de abandonar y cerrar el blog en varias ocasiones. Me parecía una atadura que no tenía ganas de seguir manteniendo, y sin embargo es el lazo que me une a muchas relaciones que se han convertido en personales. Y de ahí mi baja presencia, pero mi no total desaparición. Con varios post en borradores y otros tantos que se van escribiendo en mi mente, pero nunca verán la luz, espero poder encontrar el equilibrio y recuperar las ganas de seguir escribiendo y compartir con todos y todas vosotras esta nueva y especial experiencia…

Siento el vómito desordenado de ideas y emociones. Pero hay veces que es necesario expulsar lo que te está removiendo para poder sentirte bien contigo misma.

17 thoughts on “9 semanas… ¿Quién marca el límite de la cordura?

  1. Enhorabuena!! Un hijo es el mayor de los privilegios. El respeto, la empatía y la delicadeza escasean en nuestro tiempo y probablemente tendrás que escuchar muchas indecencias. Pero teniendo las cosas claras se sigue adelante. Un besazo y que vaya todo genial. Ánimo!

  2. Para tener un hijo hay que ser valiente, y según vamos aumentando pues más valiente hay que ser, pero un bebe siempre debe ser motivo de alegría y más si es buscado, y ¿loca?
    Podría dudar ligeramente de tu cordura si tuvieras 10, que tampoco, pero ¿3?
    A mi me produce cierta envidia y quizá ahí esta la cuestión, que los demás también y en lugar de alegrarse y seguir con su vida se dedican a criticar la ajena.

  3. ¡Enhorabuenaaaaa preciosa! Me alegro mucho. Ay, qué pereza me dan los juicios de valor y los comentarios de la gente, a veces. Aunque sé que muchas personas nos hablan desde el cariño y el respeto. Pero….cuando has escuchado 10 comentario similares, te dan ganas de pegar 4 gritos. Cada uno es dueño de su vida.
    ¡Un abrazo!

  4. Cuando abres un blog descubres una parte de ti que nunca se cierra, escribas o no. Aquí estamos muchas y muchos para leerte, escucharte y ayudarte, no lo olvides. Y date tiempo y respira y disfruta…sobre todo, disfruta.

  5. Yo llevo año y pico intentándolo sea que me das mucha envidia,buena eso si y te admiro de cómo puedes llevar casa niños estudios trabajo,yo con eso y sin embarazo y von una sola no llegó,te aplaudo y enhorabuenisima

  6. Locura si tienes uno, locura si vas a por el tercero, locura si vas a por el segundo a partir de cierta edad… Para algunos todo son locuras en esta vida y a otros esas locuras nos dan la vida, así que, ¡disfrutemos de nuestras locuras como nos plazca! y a los demás ni caso 😉 .

    Un besote y disfrútalo mucho 🙂 .

  7. Ains cariño! Siento haberte dicho q estáis locos, quien soy yo para juzgarte! Anda anda kizas y solo kizas sin q me oiga mi marido lo q siento es envidia! Creo q sois una familia maravillosa y unos peazo de padres y deseo q sea garbancita! Y kiero q sepas q q coño importa lo q yo diga si lo q importa sois vosotros y esa almendrita q esta en camino!

    1. Ains amigüita… Si no te conociera o conociese… Si yo sé que viniendo de ciertas personas la mala intención no está. Lo sé. Cuando llega de varios frentes y repetidas veces es cuando el cable te hace masa. También hay que distinguir cuando es un grito de euforia y cuando es un juicio. Quizá también ese “escozor” esconda cierta inseguridad y algunos miedos que ya llevaba a la espalda. Contarlo en mi casa por ejemplo me generaba mucho nerviosismo, la reacción de mis padres me daba cierto respeto, y al final supongo que todo es uno.

      Un abrazo espachurrau mi niña. ❤

  8. Qué manía de la gente con opinar de todo de verdad!!! Y más de manera negativa… un bebé siempre es una buena noticia quién lo vea mal que se guarde sus pensamientos!!!
    Un besote y enhorabuena otra vez!!! 💪🏻💪🏻

  9. Se te va a dar genial, pero sí, me consta que el tercero es considerado una locura por la mayoría de la gente. Yo he tenido una puntería para acertar justo con el sexo que quería cada vez, pero mientras durante el primer embarazo estaba obsesionada con que fuera niña, en este prefería un niño pero ya no era con esa ansiedad de las primerizas. ¡Que siga todo tan bien!

  10. ¡¡Muchas felicidades!! Los niños son una bendición. Tranquila,lo de los comentarios es normal. Nosotros tenemos dos niños y también me encantaría un tercero. Un beso gordo

  11. Ostras. Tal cual: “Mi constante actividad y el ritmo frenético que llevo habitualmente no me están permitiendo ser consciente de algunas cosas. Siento que no me estoy permitiendo espacio para centrarme en este momento de mi vida.” No hubiera podido decirlo mejor 🙁 Llevo así 9 meses y es una mezcla de sentimiento de culpa, agotamiento mortal, impotencia y pena. Durísimo. Y más duro aún no poder pararlo. Muchísimo ánimo, Vero. Besazo enorme, de verdad.

  12. Mucho ánimo rula! Intenta hacer un hueco en tu apretada agenda para disfrutar del embarazo. Ayer leí a Jaione en masalladelrosayazul que siempre hay una última vez para todo y que muchas veces no lo apreciamos. Si tienes claro que será tu último embarazo, disfrútalo mucho,mucho.
    Mi segundo embarazo tb vino medio de sorpresa, queríamos otro pero más adelante. En mi mente siempre estuvo tener tres y este segundo ya trajo comentarios desde el minuto 1 “ahora a parar el carro ” es la frase q más se repite junto con ” no iréis a por la niña “?. Aburrida que estoy!!

  13. Tú a tu ritmo guapa! No sabes lo identificada que me siento con tu post, anuncias el tercer embarazo y todo son opiniones, que si ha sido buscado, que si qué valiente…y más si ya tienes dos pililas en casa (más el padre de las criaturas, jeje). Ahora la niña ya verás, bueno pues a ver si hay suerte y es niña…perdona?? y si es niño no habrá suerte? Lo tiro a la basura? Encima yo que no lo quiero saber hasta que nazca pues imagínate, me quedan todavía dos meses de comentarios! En fin, paciencia. un besote gordote!

Deja tu huella en este post