Estuvimos en Sendaviva

Este año teníamos claro que como regalo de cumpleaños queríamos algo diferente para el mayor. Hartos de acumular regalos y más regalos, y juguetes a los que apenas hace caso, pensamos en algo que pudiéramos disfrutar todos juntos en familia y que él pudiera recordar para siempre. Una actividad alejada de la rutina y en la que él fuera el único protagonista. Después de barajar diferentes opciones nos decantamos por Sendaviva.

Sendaviva es un parque que combina multitud de actividades, espectáculos, animales y una buena colección de atracciones. Todo perfectamente pensado para la familia y sobre todo para ellos: LOS NIÑOS.

Decir que al peque le encantó la idea… Nosotros teníamos cierto miedo de que se decepcionara por el tipo de regalo inmaterial, pero nada más lejos. Le hizo muchísima ilusión. Para nosotros también ha resultado una experiencia muy positiva, sobre todo porque Sendaviva no es un parque temático al uso, se trata más bien de un espacio natural que conjuga perfectamente naturaleza, actividad, diversión y también aprendizaje.

Pero me dejo ya de prolegómenos y vamos al grano. ¿Conocéis Sendaviva? ¡Pues si no lo conocéis y os acercáis a esta zona, no lo dudéis ni un segundo!

Sendaviva: Todo pensado para la familia. Todo pensado para ellos.

Tuvimos la oportunidad de hacer un montón de actividades: Buscamos diamantes en el río, hicimos pesca con red, paseamos en barca en un lago,… También había actividades para aprender a reciclar residuos correctamente y muchas cosas más.

Para hacer algo diferente por el cumple del peque, cogimos una actividad que se llama “Mundo zoorprendente”, en la que pudimos descubrir un montón de curiosidades sobre algunos animales como el armadillo, la chinchilla (el animalito preferido de mi hijo), una pitón africana, bichos palo (curiosos bichitos 😉 ), y mucho más. ¡Una actividad muy recomendable!

Sendaviva Buscando diamantes

Los espectáculos nos encantaron. Pudimos ver a una gran variedad de aves rapaces, conocer sus peculiaridades y costumbres. ¡Verlas en acción fue una auténtica pasada! El buho real con sus ojazos enormes. Un ave al que no estamos acostumbrados ver volar y que impone. El cóndor, el ave más grande del mundo, las águilas, el cárabo… En fin, sin palabras.

Sendaviva Condor

En el circo también pudimos admirar un bonito y divertido espectáculo, con el que pudimos reírnos un montón. Aunque lo cierto es que tengo la impresión de que está un poco fuera de contexto de lo que es el parque, pero esto es sólo una opinión personal y subjetiva.

Como recuerdo especial y completamente inesperado, nos quedamos con el gran espectáculo que supuso poder ver en vivo y en directo a una tortuga poniendo sus huevos. Ver cómo expulsaba cada huevo me hizo recordar por un momento al expulsivo de una mujer durante el parto. ¡Tan distintos y tan parecidos al mismo tiempo!

Sendaviva Tortuga poniendo huevos

En cuanto al parque en general, sus instalaciones, limpieza, organización, restauración y todo lo demás, también nos gustó mucho. Todo muy bien cuidado y limpio. Un detalle que me gustó mucho fue que en el propio comedor hay una gran isla de reciclaje, sobre la que depositas la bandeja después de terminar tu comida, y se recicla absolutamente todo lo reciclable. La peor parte en este sentido la solemos poner los visitantes, que somos los que debemos concienciarnos y preocuparnos por recoger y depositar nuestros residuos donde corresponde. 😉

Lo peor fue la cola de la entrada, ya que se divide el acceso al parque en dos partes, una para las personas que ya tienen su entrada adquirida bien por Internet, o bien por agencia, y la otra, para las personas que no tienen su entrada. Quizá fue casualidad, pero a pesar de llevar nuestras entradas, nos tocó hacer una cola, con su correspondiente tiempo de espera de cerca de 45 minutos… A lo mejor fue una casualidad.

Lo que sí recomiendo es elegir una temporada en la que las temperaturas no sean demasiado calurosas… Nosotros en ese sentido tuvimos bastante suerte, porque el día amaneció cubierto y nos permitió disfrutar del parque sin excesivos calores y sin necesidad de protectores solares, gorras ¡y el correspondiente sofoco de pasar todo el día a la intemperie bajo altas temperaturas!

Sendaviva cumpleaños

El parque está muy bien preparado en cuanto a accesibilidad y no tuvimos ningún problema a la hora de movernos con el carro del peque. Hay rampas por todos los sitios, e incluso las camionetas que te llevan de un sitio están perfectamente preparadas para subir a ellas con los carros de los peques, tanto con ellos plegados como sin plegar.

Sendaviva es un parque dirigido prácticamente a todas las edades, pero me parece ideal para ir con niños y niñas quizá ya un poquito más mayores que puedan disfrutar y aprovechar todas las actividades que hay disponibles para ellos. Por decir una edad, quizá a partir de los 4 ó 5 años ya enpiezan a poder enterarse de las cosas. A partir de ahí, cualquier edad es buena para disfrutar del parque si te gusta la naturaleza.

Si tengo que poner un pero, que oye, hay que decir lo bueno, pero también lo menos bueno, fue el pequeño detalle de los planos. Por cada plano del parque que quisieras, había que abonar 20 céntimos de euro. Realmente la cantidad es irrisoria, pero si multiplicamos a lo largo del día las personas que compran un plano por esos veinte céntimos, la cantidad quizá deje de serlo tanto. Al fin y al cabo creo que ya se paga una cantidad bastante generosa para acceder al parque con la entrada, como para que encima tengas que pagar por los planos.

Si es una cuestión de economizar o evitar el abuso, que también es posible y me parece más que comprensible, sería tan sencillo como entregar un plano por entrada, o por grupo de personas. Pero por favor, con lo bonito que es todo y lo bien organizado que está… ¡No os pringuéis cobrando por un plano! Sinceramente, he estado en muchísimos parques temáticos y es la primera vez que me ocurre algo así.

¿Qué os ha parecido? Os han entrado ganas de ir, ¿verdad? 😉

2 thoughts on “Estuvimos en Sendaviva

Deja tu huella en este post