Cambio de colegio. Una decisión difícil

Hoy me ha tocado enviar un correo electrónico que jamás hubiera pensado que me costaría tanto redactar. Hoy he escrito al centro donde mi hijo ha pasado seis años de su vida. Un colegio en el que ha aprendido muchos valores, ha hecho sus primeros amigos y amigas, un centro en el que se aplica una metodología abierta, que confía en las capacidades de los niños y las niñas, que fomenta el trabajo colaborativo, y de investigación, que cree que es tan importante fomentar el desarrollo como individuos a que estudien y aprendan otro tipo de materias para el futuro. Hoy he dado el paso definitivo pulsando la tecla enviar. Y ni por un momento me imaginé que pudiera llegar a sentirme así por un cambio de colegio. Tengo miedo. Siento incertidumbre. Dudo a veces, y a veces no, de la decisión tomada.

La vida se basa en eso a fin de cuentas. En tomar decisiones, dirigir y redirigir nuestra vida. Pero cuando la vida por la que decides no es sólo la tuya, cuesta mucho más tomar una determinación.

Son varios los motivos que nos han llevado a dar el paso y a veces pienso si no seremos egoístas. ¿Nos estamos equivocando? En realidad sé que es la mejor decisión que podemos tomar, pero la mente es traicionera y a veces hace que te cuestiones las cosas.

¿Por qué hemos decidido el cambio de colegio?

Vivimos a treinta kilómetros del colegio. Esto implica que el peque tenga que pasar gran parte de tiempo subido en un autobús. Dos horas al día exactamente. Se levanta todos los días a las siete de la mañana desde que tenía 3 años, y hasta ahora no había grandes problemas. Simplemente nos habíamos adaptado a esa realidad y la habíamos interiorizado como una rutina más de nuestro día a día. Pero el peque se hace mayor y ya no es tan peque… En poco tiempo necesitará salir a jugar con sus amigos y amigas, y de este modo, tal y como estamos en este momento, estará supeditado a que nosotros podamos o no llevarle y traerle para que pueda estar con ellos y ellas, perdiendo independencia tanto él como nosotros.

Cambio de colegio

Por otro lado, el colegio es concertado y de pago, por lo que cuando el pequeño tenga edad de ser escolarizado, el desembolso sería multiplicado por dos. Y este aspecto no sería del todo relevante, si no fuera porque a medio plazo queremos ampliar la familia (si todo va bien). Lo que ya supondría un varapalo importante a nuestra economía familiar, y que siendo sinceros con nosotros mismos, no podríamos asumir “sin restar” o ajustarnos muy mucho, todo, el cinturón.

Por otro lado, tomar esta decisión también ha supuesto renunciar definitivamente, al menos durante mucho, mucho tiempo a un cambio de residencia que teníamos previsto a medio – largo plazo. Supone asumir y aceptar que ese cambio no es posible… Y de otro modo siempre nos quedaba la esperanza.

Anteponemos ampliar la familia a la metodología educativa. Anteponemos las necesidades sociales de nuestros hijos a la calidad educativa. Anteponemos su comodidad a todo lo demás. Hemos tomado esa decisión porque sinceramente creemos que es lo mejor para todos nosotros en este momento.

Sin embargo estoy angustiada. Ayer me ponía en los zapatos de mi hijo e intentaba imaginar cómo hubiera vivido yo el primer día de clase del próximo curso y sentía cierto temor. En un centro y unas instalaciones totalmente distintas, con personas completamente desconocidas, con una metodología de trabajo que no conoce, porque en nada se parecen. Me preocupa, no deja de retumbarme en la cabeza. ¿Se adaptará? ¡Claro que se adaptará! ¡Lo sé! ¿Pero llevará bien ese proceso de cambio? ¿Sabrá ajustar correctamente su forma de trabajar hasta ahora más o menos libre y respetuosa a esta nueva tradicional y cuadriculada? Seguramente sí. Confío en que así será. Pero eso no hace que mi preocupación disminuya. Me gustaría poder estar con él ese primer día. Acompañarle en esa adaptación de la mano, haciéndole saber que aunque al principio será duro, no está solo y confiamos en él. Me rondan sentimientos muy comunes de madre, lo sé. Y es que somos así. Y es que esto, es así.

Este verano nos tocará reforzar al peque. Hacer más hincapié que nunca en que estamos ahí y le apoyamos.

11 thoughts on “Cambio de colegio. Una decisión difícil

  1. Depende del peque, pero normalmente se adaptan más rápido que nosotros aunque las rupturas en la monotonía las sienten también con más intensidad. Espero que todo salga muy bien y esté integrado sin problemas muy pronto.

  2. ¡Te entiendo! Yo no he tenido que tramitar un cambio de colegio pero este año hemos pasado por todo el proceso para seleccionar el que creemos mejor para mi bichilla. De entrada, el tema de la distancia y de que fuera público nos parecía fundamental, precisamente para que sus amistades estén en el entorno (el que hemos elegido está a 700 metros de casa) y porque si vamos a tener más hijos en el futuro, las cuotas de un concertado nos agobiarían. Aunque nos ha tocado el colegio que pusimos como primera opción, no dejo de darle vueltas a la idea de que no sea el adecuado para ella y que en el futuro debamos pasar por algo parecido a tu situación actual. Mi madre me dice que los niños de adaptan a todo, pero hasta que no lo vea con mis propios ojos, no me quedaré tranquila. ¡Y eso que estamos hablando de algo que puede que nunca pase!

    1. La distancia es super importante… Nosotros nos decantamos por ese centro porque era lo único viable y compatible con nuestros horarios de trabajo, aparte de todo lo que ya comento en el post de su metodología y filosofía. Es un colegio laico. Pero claro, nuestra idea era irnos a vivir en un tiempo a la ciudad donde está el colegio. En ese sentido nuestros planes han dado un giro que aunque no queramos afecta a los niños a medio plazo. Sus amistades estarán en su colegio, y viviremos a una distancia en la que será dependiente de nosotros por completo… Y eso no puede ser. Osea que sí, es un punto a tener muy en cuenta.

      Adaptarnos todos y todas nos adaptamos, qué remedio, pero ese proceso y sobre todo cuando son peques… Jo, da una cosilla…

  3. Sabes que no es una decisión que se tomará a la ligera y que nos tomamos tiempo pensando.
    Es una decisión meditada y sopesada que no va a afectar negativamente al pequeño gran cachorro para nada.
    Tranquila amor! De todas formas seguiremos vigilantes…como siempre!!!!

  4. No tengo ninguna duda de que tu hijo se va a adaptar sin problemas y es normal tener dudas respecto al colegio, que te voy a contar yo!!! En lo que no había caído es en que vuestros planes de mudanza se han ido al traste y eso sí que me da pena, porque sé que lo deseabais mucho pero es cuestión de prioridades y ahora lo importante son ellos.

    1. Sí Bego… Tal y como está el mercado ahora es inviable. Y claro, una vez escolarizados los niños no les voy a volver a cambiar luego oooooootra vez. Osea que tendrá que esperar algunos años nuestro traslado. (Pero llegará. Eso seguro 😉 )

  5. Y va a salir genial, ya lo verás. Tanto ustedes como él sabrán adaptarse de la mejor forma. Hay veces en la vida en que tenemos que tomar decisiones duras pero necesarias, y seguro él lo entenderá. Mucho ánimo en este nuevo camino!!

  6. Hola! Hoy te hablo como maestra y madre a la vez, comprendiendo tu situación e intentando darte un buen consejo. Lo primero tranquila, la angustia, el nerviosismo es lo primero que notan los niños, te lo aseguro, he visto muchos cambios de colegio, niños que se incorporaban a mi centro y la actitud de los padres determinaba en gran medida el proceso de adaptación de los pequeños.

    El cambio es más que comprensible, la situación que estáis viviendo es complicada.

    Y ahora permitirme tranquilizarte, a pesar que estoy de acuerdo en las actuales metodologías que se utilizan hoy en día, no considero que otras más tradicionales sean malas, para mí la mayor importancia está en el profesional que te toque como maestro, conozco muchas maestras con técnicas más tradicionales que son un modelo a seguir para mí, el cariño, los valores…. Que transmiten son únicos y sin embargo algunas muy innovadoras que no lo son tanto.

    Te dejo una entradita que hice en mi blog hace unas semanas sobre los cambios de cole. Un besito y cualquier cosa que necesites ya sabes dónde estoy.

    https://yentoncesmeconvertienmama.wordpress.com/2016/05/06/cambio-de-cole-no-tomarlo-a-la-ligera/

    1. ¡Muchísimas gracias por tu comentario! Sí, entiendo que nuestra actitud para con el cambio tiene que ser positiva para así transmitírselo a él. Tenemos todo el verano por delante para disfrutar y para hablar de todo lo positivo que nos va a reportar. 🙂

      Respecto al tema de la metodología tienes razón y el hecho de que tengamos más o menos suerte con el o la profe es importante. Pero aparte de eso, lo que me preocupa es que mi hijo hasta ahora por ejemplo JAMÁS ha traído un libro a casa para estudiar. Salvo de inglés y en muy contadas ocasiones. Por tanto él no tiene ese hábito “de estudio”, abordan los aprendizajes de otra manera. Ni siquiera les llaman exámenes a los exámenes, aunque evidentemente les evalúen. Eso para él va a suponer un gran cambio y un reto y me da miedo que todo eso derive en problemas a lo largo del curso. La verdad, y no es porque sea mi hijo… jajajajajajjja que es muy inteligente y tiene mucha facilidad para retener conceptos. Sobre todo de lo que le gusta, como todos, ¿verdad? Pero bueno… no puedo evitar esos nervios y esa incertidumbre.

      ¡Un besazo! (Voy a leer tu post)

Deja tu huella en este post