Crianza respetuosa. Entrevista a Jesús Garrido, mi pediatra online

Tengo el privilegio de tener hoy en el blog a Jesús Garrido, mi pediatra online… El mío, el tuyo, el nuestro 😉 En una entrevista en la que podremos conocer un poquito más sobre él y su profesión y en la que nos contará algunas claves y los motivos que le llevaron a escribir su recién publicado libro, “Crianza respetuosa” y nos desvelará algunos secretos sobre sus próximos proyectos literarios. 

Crianza respetuosa Jesús Garrido

15 años ejerciendo la pediatría y aprendiendo. ¿Un pediatra nace o se hace?

Ya son en realidad 20 años. Pero bueno, voy llegando a la edad en la que no importa que te quiten años de encima. Sin duda un pediatra se hace, y se hace día a día hablando con las familias, escuchando sus problemas y buscando opciones que cuadren con la situación de cada caso. Yo me alegro mucho de lo que he cambiado desde que acabé la especialidad hasta ahora. Soy más flexible y el abanico de opciones que puedo ofrecer a los padres es mayor.

A veces exigimos el continuo (y necesario) reciclaje de los profesionales para la correcta adecuación a las recomendaciones de la OMS en cuanto a parto, lactancia,… Pero, ¿qué clase de papel deberían adoptar los padres y las madres? ¿Somos parte del motor que lleva al cambio?

Los padres y las madres sois los actores principales de la crianza. Los profesionales somos meros asesores. Cada día hay familias mejor formadas gracias precisamente a Internet. Me alegra mucho ser uno de los que ayudan en ese proceso con una web que han visitado más de 31 millones de padres y madres. Ante esa mejor información de quienes realmente tomáis las decisiones los profesionales tenemos que hacer un esfuerzo por estar a la altura. La no actualización sólo deja al profesional fuera del juego. Los padres informados que dan con un profesional no actualizado no vuelve y buscan a otro que lo esté. Eso fuerza el cambio.

¿Qué es la crianza con apego? ¿Nos hemos desnaturalizado?

Durante años la Pediatría se entendió como transformar la Crianza en cifras, estadísticas, evidencias y protocolos. Se olvidó que el ser humano es un ente vivo con capacidad y necesidad de adaptarse a entornos cambiantes. Se hablaba de necesidades tangibles como los nutrientes, las horas de sueño… Y se olvidó una tercera necesidad esencial: Los estímulos, que son el motor del desarrollo cerebral. Entre esos estímulos uno fundamental son los afectivos que forman la base de la personalidad futura.

La crianza con apego fue una llamada de atención recordando que esta necesidad existe y que es irrenunciable. Volver a ver al niño en su conjunto con todas sus necesidades. Hemos vuelto a “lo natural”, hemos vuelto a entender al bebé.

Muchas veces a las familias nos faltan herramientas para abordar determinados asuntos: Mi hijo pega, mi hija no duerme, no come, no obedece, no… ¿Qué les dirías a esos padres y madres? ¿Puede ser en (gran) parte falta de confianza? (Aparte de recomendarles encarecidamente la lectura de tu libro…)

Pues sí, que lean mi libro 😛 Ya en serio, todas estas conductas son en realidad parte de un abanico que todos podemos hacer. Y que conforme crecen todos empiezan a usar antes o después. La clave es cómo actuamos ante ellas. Los padres y madres lo somos desde el momento que nace nuestro hijo, pero no se nos forma para ejercer un papel muy diferente a todo lo que hemos hecho hasta entonces.

Todos deberíamos tener o buscar una comprensión mayor del niño y de los motivos por los que actúa de una determinada manera. Cuando tenemos la base de un afecto fuerte es más fácil modificar conductas que pueden perjudicar al niño y su adaptación a la sociedad en la que va a vivir. A esto lo llamamos educación. Un concepto que no entra en conflicto con el de crianza con apego cuando entendemos que educar es evitar que el niño haga cosas que le perjudican. Pero hay que aprender mucho. Lo hacemos cada día que convivimos con él y le vamos conociendo y podemos acelerar ese proceso buscando información que nos ayude a entender sus motivaciones y cómo responder ante ellas. ¡Lo que explico en mi libro, vamos! 😉

Eres un referente en el campo de la pediatría en nuestro país. Con miles de seguidores en las redes sociales y muchos ojos puestos en lo que dices. ¿Crees que esto implica hasta cierto punto una responsabilidad? ¿O la responsabilidad nace en el mismo momento que te sientas en una consulta y entra por la puerta el primer niño?

Sí a ambas preguntas. Desde que entra el primer paciente por la puerta de la consulta cualquier profesional sanitario es responsable de ayudarle de la mejor forma posible. No me planteo mi presencia en Internet de un modo distinto. Cuando escribo o creo vídeos intento explicar las cosas como lo haría a una familia directamente cara a cara en la consulta. De modo que no diría en la consulta algo que no pueda defender públicamente en Internet, ni diría en Internet algo que en la consulta paciente a paciente crea que puede no ayudarle o perjudicarle.

En este mismo sentido, del mismo modo que hay muchas personas que te siguen, tendrás detractores que critican de manera sistemática tu trabajo (o no…) ¿Cómo se lleva esto?

Fácil, aprendiendo de las críticas constructivas e ignorando las que no lo son. Yo no pretendo ser “el pediatra” de todo el mundo. Sé que mi forma de explicar las cosas pueden encajar a unas familias y no a otras. Pero por suerte cada vez hay más opciones de información a la que acceder.

Tener más de 2 millones de “me gustas” en Facebook quiere decir que hay mucha gente para la que he conseguido ser útil. Sé que puede haber un número similar o mayor de gente a la que no. Pero intento aportar lo que puedo. No puedo hacer más ni quiero hacer menos.

Te voy a poner en un aprieto… ¿Cuál es la consulta más disparatada que has recibido en la consulta?

¡Ninguna! Cuando alguien acude a una consulta, perdiendo su tiempo porque algo le preocupa, es que necesita una información que no tiene. Sea cual sea el tema, sólo hay un problema a resolver, la falta de información comprensible que le permita entender lo que le ocurre a su hijo. Siempre animo a las familias a que pregunten todo lo que les ronde la cabeza, porque si les impide centrarse en lo importante (disfrutar la crianza de su hijo) merece por mi parte el esfuerzo de dar una explicación que borre esa duda.

Cómo llegamos a este mundo, las primeras horas, los cuidados tanto de la mamá como del bebé y la atención y soporte que reciben,… Son fundamentales. ¿Somos conscientes de ello? ¿Qué crees que debe cambiar respecto a los procedimientos hospitalarios en relación al nacimiento y primeros momentos tras el parto?

Ya se está haciendo. Existe el problema de cualquier asistencia en salud, que la personalización encarece:

Necesitamos procesos más flexibles y eso supone disponer de más espacios alternativos, de más material y de profesionales con la formación necesaria para ofrecer alternativas. Eso es más caro que un proceso único en el que se funciona como una cadena de montaje en serie. Pero la personalización es la clave para mejorar la asistencia en salud. Se seguirá progresando en esa dirección si se dota de recursos y hay voluntad por parte de los profesionales (que creo que mayoritariamente la tienen).

Cinco tips que los padres y las madres deberían repetirse cual mantra a la hora de abordar la crianza de sus hijos.

  • No pretendas ser perfecto en la crianza. Tu hijo te necesita incluso con tus errores.
  • Sea lo que sea lo que te preocupe, ¿ves a tu hijo contento y activo? ¡No te preocupes demasiado!
  • Si tienes dudas, busca respuestas. Si un profesional no te las da, busca a otro que lo haga.
  • Tu hijo tiene sus necesidades, cuanto más las conozcas y sepas cómo ayudarle mejor. Pero hay que buscar un equilibrio entre sus necesidades y las tuyas.
  • Tú también tienes tus necesidades legítimas. Sacrificarlo todo, hasta lo no razonable sólo te mutila y empobrece lo que puedes ofrecerle.

“Crianza respetuosa” Las claves para comprender las fases del desarrollo del bebé

Algunos padres y madres nos agobiamos durante la crianza de nuestros hijos e hijas. Conocer y comprender los hitos en el desarrollo normal puede ayudarnos a afrontar la crianza de una manera más relajada. ¿Quizá nos empeñamos en adaptar a los niños y niñas al medio que les rodea, cuando debería ser al revés?

En realidad vuelve a ser cuestión de equilibrios. Hay cosas que podemos modificar en el ambiente en el que el niño se está criando y otras cosas en las que esa adaptación al niño acaba pasándole factura incluso a él, porque el esfuerzo que hacemos es tan fuerte que supera nuestra capacidad razonable. Si esto ocurre la alarma surge cuando te das cuenta de que tratas a tu hijo con mal humor. Esto no debe generar sentimientos de culpa, debemos ser sinceros con nosotros mismos y ver cuál es el sacrificio que estamos haciendo pero que en el fondo rechazamos. Si lo identificamos siempre hay opciones de equilibrio más razonable que revierten en el bien de todos los miembros de la familia. Incluido por supuesto el niño.

Crianza respetuosa

¿Qué te lleva a decidir escribir este libro?

Yo me formé como pediatra de la vieja escuela. Descubrí que había alternativas mejores cuando ya llevaba varios años ejerciendo. Pero creo que hemos simplificado demasiado la “Crianza Natural”. La hemos reducido a “Pecho a demanda + Colecho + Porteo + Escolarización tardía”. Esta ecuación no siempre da el resultado bucólico que nos venden muchas veces.

Creo que es momento de que volvamos a meter en la ecuación dos elementos: El bebé concreto y su familia.

Defendemos estas opciones porque si generalizamos son las mejores en la mayoría de los niños, pero no en todos. Debemos ser capaces de tener alternativas que preserven algo más importante que uno de esos elementos puntuales. Hacer de la Crianza una experiencia que enriquezca la vida de todos los miembros de la familia.

Hablando claro. Esa ecuación supone una suma de renuncias para algunas madres inasumible, lo que a veces hace que se renuncie a este modelo de crianza en su conjunto (no sin sentimientos de culpa) y otras les lleva a asumir la crianza como un sacrificio que le empobrece como persona y le genera una frustración inevitable (que también le genera sentimientos de culpa).

Esto ocurre porque hemos mitificado las herramientas olvidando el objetivo. Debemos volver a los objetivos de la crianza natural siendo flexibles con las herramientas que nos permitan alcanzarlos mejor en cada caso.

Si no consigo expresarlo suficientemente claro por la brevedad te recomiendo leer este artículo.

Entre nosotros, y ahora que no nos lee nadie… ¿Habrá más?

Seguramente. Hay varios temas que me apasionan. A destacar: Cólico del Lactante, bebés de alta demanda, sueño infantil, alimentación infantil…

¡Muchísimas gracias Jesús! Por tu accesibilidad y por hacer de esta entrevista una lectura amena que nos acerca un poquito más a tu trabajo.

En los próximos días sortearemos un ejemplar del libro “Crianza respetuosa“, gracias a Jesús Garrido y a la editorial Oberón libros (GRUPO ANAYA), que han puesto a disposición de este blog una unidad del mismo como obsequio para sus lectoras.

4 thoughts on “Crianza respetuosa. Entrevista a Jesús Garrido, mi pediatra online

  1. Buenísima entrevista. Gracias por compartirla. Muy interesante y sincero todo lo que dice. Gracias Jesús por comprender la angustia por saber de los padres; como dices, ninguna consulta en un disparate, son preocupaciones sin respuesta y tranquiliza darlas solución. Un saludo!

  2. Olé, ¡¡pedazo de entrevista!! Y es que me encanta este señor, sentido común en estado puro. Ya vale de tanta teoría con la famosa crianza con apego reducida a teta, colecho, porteo… A ver si entendemos que la felicidad de una familia depende del equilibrio de sus miembros; no sólo las necesidades del bebé deben ser atendidas, la madres tienen que ser felices para no generar frustraciones, ¡¡qué bien lo explica este hombre!!

Deja tu huella en este post