Semana 34… Mi aventura con la diabetes gestacional

Estamos ahora sí que sí en la recta final… Contando ya no las semanas, sino los días para que llegue el gran momento, poder ver y abrazar a mi niño, y completar así nuestro círculo familiar.

El embarazo evoluciona sin pausa… Me está resultando duro a nivel físico, ya que me siento muy pesada. Tengo bastantes molestias que me impiden moverme como quisiera.

imageLo cierto es que curiosamente la ciática ha desaparecido por completo. Sin embargo, la zona del sacro, las lumbares en general y la zona delantera bajo la tripita, con motivo de la distensión muscular y del peso de la barriga me molestan mucho. No puedo doblarme, mis movimientos son muy limitados, y a medida que avanzan las horas del día esta molestia aumenta. La matrona me ha recomendado el uso de un cinturón lumbar, de forma que la musculatura no tenga que soportar ella sola la tripita, y a su vez tener un soporte en la zona trasera, que también sufre a consecuencia del peso.

La gimnasia y ser cuidadosa con las posturas también ayudan a aliviar este malestar liberando la pelvis y eliminando la sobrecarga de las lumbares. Incluso favoreciendo que el bebé cambie de postura… Pero no siempre encuentro el momento para hacerlo.

A nivel emocional estoy muy contenta, me siento feliz y creo que es este aspecto lo que consigue un equilibrio perfecto para que no me venga abajo. Como ya sabréis a estas alturas, soy una persona muy activa e inquieta, por lo que esa pasividad forzada a veces me desespera. Aunque realmente no pueda hacer nada para cambiarlo.

Otra cuestión que me está llevando por el camino de la amargura está siendo la diabetes gestacional. Por fin me recibieron en la consulta de Patología gravídica. La exploración se centró básicamente en pesarme… ¡Qué manía con pesarnos a todas horas! y una ecografía para efectivamente comprobar que el tamaño del bebé es mayor a lo que correspondería por la semana de gestación en la que está y un hasta luego, buenos días, ¡Tómese usted la dieta en serio, nos vemos en cinco semanas! (Esto es control y lo de más son tonterías… No digo nada)

wpid-wp-1399012259835.jpegLa endocrina me entregó la dieta a seguir. 2000 kcal repartidas en 5 comidas y una sobrecena, el glucómetro para realizar los controles rutinarios antes de las comidas principales y una hora después. Aquí debe de haber bastante discrepancia… Ya que algunos profesionales cuentan esa hora desde el inicio de la comida, otros desde que finaliza y otros incluso en lugar de una hora cuentan dos.

Y aquí comienza la odisea… Una semana pesando la comida gramo a gramo, respetando escrupulosamente las horas de inicio de las comidas, ya que se recomienda en la medida de lo posible llevar unos horarios rutinarios, y en el preciso instante en el que apoyaba el tenedor en el plato, actividad física, ¡A fregar! Un desastre… Mediciones que oscilaban entre los 175 y los 225 puntos, osea, muchísimo. El límite 140.

Me pongo en contacto con la endocrina de referencia y automáticamente me ponen la insulina. Salí muy triste de la consulta. Hasta la fecha siempre había logrado dominar mi cuerpo con las dietas, tengo una larga trayectoria, mucha experiencia en la lucha contra el colesterol…, por lo que me cayó como un jarro de agua fría ver que a pesar de seguir a pies juntillas las indicaciones los resultados eran pésimos. Aparte de eso, siempre he tenido pavor a las agujas ¿Quieres caldo? Pues toma, taza y media. Nueve pinchazos al día…

wpid-wp-1399027180335.jpegUna semana más tarde es cuando empiezo a entrar en bucle. La insulina tampoco funciona. Curiosamente, la glucemia basal que hasta ese momento me daba perfectamente comienza a darme mal. La medición de antes de las comidas que también me daba bien, comienza también a darme mal… Cada vez que llegaba el momento de pincharme el corazón se me salía del pecho. Cosa que por otro lado es muy posible influyera en el resultado, ya que el estado de ánimo está demostrado está directamente relacionado con el resultado del azúcar.

En ese momento decido pedir una segunda opinión. Visito a otra endocrina a través del seguro privado que me revisa la dieta y me aumenta la dosis de insulina. Es a partir de ese momento cuando los índices comienzan a descender, pero nunca a darme correctamente. ¿Será posible que mi cuerpo esté luchando contra viento y marea para mantener la diabetes?

Mi padre siempre dice (Seguro que si algún profesional lee esto discrepa enérgicamente): “El mejor médico somos nosotros mismos”. Nadie mejor que nosotros nos conoce… Y es en ese momento cuando decido estudiar minuciosamente la dieta. Cada alimento, comparando las mediciones, disminuyendo las cantidades de hidratos… Para mi sorpresa, he descubierto que:

  • La pasta, ya sea en sopas incluso ingiriéndola en cantidades muy pequeñas, o la pasta normal (siempre integral) en ensaladas, por ejemplo, es uno de los alimentos que me dispara hasta el infinito y más allá el azúcar.
  • La fruta, consumiéndola al final de las comidas principales, es sin ninguna duda lo que me provocaba esas mediciones tan desproporcionadas, por lo que decidí probar cambiando el orden de los alimentos en la dieta, consumiendo un yogur en su lugar e introduciendo la fruta en el almuerzo y la merienda… ¡Mano de santo!
  • Las proteínas, que es un nutriente en el que ponen mucho empeño que peses (100 gramos si es carne, 150 si es pescado), resulta que no afecta en los resultados de la medición, o al menos no en mi caso. ¡Comprobado! Eso no quiere decir que esté abusando, sin embargo los primeros días pesada explícitamente las cantidades indicadas y ésto no contribuía a estabilizar el resultado, por lo que las cantidades que consumo son mínimas, pero hace días que ya no peso estos alimentos.

¿Conseguiré ganarle la batalla a la diabetes gestacional?

¡Pues no soy yo poco burra! 😉

¿El siguiente capítulo? Conocer el procedimiento de cara al parto en los casos de diabetes gestacional con insulina. Pero eso lo dejamos para otro post…

Quiero aprovechar para agradecer a Orquídea dichosa y a Montse Roca la paciencia que han tenido conmigo… Escuchándome y muchas veces ayudándome a resolver dudas. Facilitándome información sobre el tema y fuentes de referencia. De corazón, gracias.

.

29 thoughts on “Semana 34… Mi aventura con la diabetes gestacional

  1. Uff, no sabía que daba tantas complicaciones la diabetes gestacional. Piensa en positivo, tiene data de caducidad, no? que será después del parto, no? muchos ánimos!! qué cada vez queda menos!!

  2. menudo coñazo es esto. Con lo buenos que son los embarazos en los que no te enteras, eso de ir controlándose… En fin, ya queda menos, y lo importante es que ambos estéis bien, así que ale, paciencia, y mucho ánimo!

  3. Vaya tela wapa. A mi mi segunda curva larga me ha vuelto a dar rara (220/150/50), pero por lo menos parece que se han quedado más tranquilos viendo que no ha ido a peor y repito patrón. No llego al diagnóstico de diabetes pero me insisten en que haga dieta, curiosamente la misma de 2.000 cal. que tu comentas.
    A mi me parece un despropósito y había llegado a la misma conclusión que tú, ciertas combinaciones de alimentos no me parecen razonables y potencian un problema a priori inexistente.
    Si yo no estoy cogiendo excesivo peso y la niña está dentro de los indicadores de su semana de gestación, muy mal no lo debo estar haciendo.
    Conclusión, me cuido pero paso de la dieta. No puedo estar obsesionada pesando comida y mezclando alimentos porque sí.
    Mucho ánimo. Ya falta poquito y en nada estarás disfrutando de tu peque.
    Besotes.
    Lourdes.

  4. ¡Ay qué mal rato he pasado leyendo tu pos! Porque como a mí me atosigaron tanto con este tema durante todo el embarazo (y eso que al final nunca tuve los niveles de azúcar fuera de lo normal) me da miedo imaginarme en tu situación de cara a un próximo intento de tener más bichillos. La diabetes es de las enfermedades que menos me gustan, porque mi abuela lleva años siendo diabética y yo me veo incapaz de tener tal control sobre lo que como e imponerme tantas restricciones. es verdad que en el caso de las embarazadas es algo puntual y que desaparece tras el parto pero ¡vaya forma de dificultarnos los meses de espera! Tú eres bien fuerte y cabezota y seguro que te saldrás con la tuya.

  5. Ya te lo dije alguna vez, teneis un mérito tremendo las mamis que durante el embarazo, además de las típicas molestias que de por sí nos trastocan a todas, teneis que enfrentaros a otros problemas de salud más “retorcidos”. Me alegro que de que, con sentido común, hayas conseguido mantenerlo bajo control. Mucho ánimo… Cómo va el tema del plan de parto? Lo tienes bajo control? Habéis llegado a un acuerdo respecto a lo de poder acompañar al bebé cuando tengan que controlarlo? Besos!

  6. Uffff, vaya mal trago!!!! La verdad es q sabía poco de la diabetes gestacional ya q no he tenido nadie cercano q pasase x ello pero realmente es duro. Pues te doy la razón en eso de q nadie se conoce mejor q uno mismo y en tu caso se corrobora!!!! Mucho ánimo!!!!

  7. Hola guapa! Yo también tuve diabetes y lo controle con la dieta, pero menudo coñazo de pinchazos!!! Besitos fifiles y tranqui que todo va a ir perfecto!!!!!

  8. Gracias por la mención, que no hacía falta, pero te la agradezco mucho.
    La verdad, me cabrea mucho situaciones como la tuya. Te han informado y asesorado de pena, y el resultado es que ahora estás con una insulina que… ¿seguro que te hacía falta? Ya no lo sabremos porque ya no se puede retirar, pero sabiendo todo lo que conlleva da mucha rabia que cargues con ella por la ineptitud de los “profesionales”.
    Pero bueno, miremos hacia delante, ahora tienes la diabetes controlada y llevas las riendas, y eso es lo importante, y de verdad que me alegro mucho porque me preocupaba lo que me contabas, ya sabemos las dos las implicaciones de una diabetes descontrolada.
    Desde luego puedes estar orgullosa, conseguir controlarla con lo difíciil que te lo han puesto tiene mucho, mucho mérito. Y lo de los pinchazos… ya sabes, de aquí a las ventas jajajaajaja.

    Lo que me asusta un poco son esos 75 km hasta el hospital. Eso en tiempo, ¿cuanto quiere decir? Porque como vayas un poco rápida dilatando… Prepara todo mentalmente, todas las situaciones posibles, y sobre todo no dejes de soñar nunca. Porque la única forma de alcanzar nuestros sueños es TENERLOS.
    ¡Muacks!

    1. ¡Hola guapa!

      Bueno, tener una persona de referencia a la que poder acudir y preguntar y contrastar información, para mí ha sido mucho. Con lo cual… Es de bien nacido ser agradecido.

      Respecto a lo de la insulina… Ya lo he pensado yo, no te creas. Si en lugar de ponerme a la primera de cambio la insulina me hubieran regulado la dieta… Igual me la podría haber ahorrado. Por otro lado, tiene narices que yo sin tener ningún tipo de estudio de nutrición pueda llegar a la conclusión de que es la fruta y ellos no. Me parece grave el asunto…

      Ahora como tú dices está controlada y poco puedo hacer ya con todo lo anterior. Una experiencia más, y un aprendizaje que me llevo…

      Respecto al parto… Afú afú… Son unos 40 minutos (según la hora, claro). A ver cómo sale la cosa. ¡Ya os contaré! A ver si consigo tener el parto que yo deseo…

      Un besazo y gracias de verdad. 😉

  9. Se muy bien como te sientes porque he tenido diabetes en los dos embarazos. Con el primero fue más o menos bien y pesando todos los alimentos conseguí controlar los niveles pero en el segundo embarazo fue horrible porque con nada q comía se me disparaba. Así q todo el día mirando minuciosamente las etiquetas de todos los alimentos porque hay muchos que no me podía imaginar q contenían hidrato. También me pasaba como a ti no podía tomar la fruta después de comer.
    Mucho ánimo porque cuando veas la cara de tu bebe todo el esfuerzo habrá merecido la pena.

    1. ¡Gracias por compartir tu experiencia!

      Pues justo así es como me sentía. Desconcertada porque aunque aparentemente la alimentación era muy muy rigurosa el resultado era horroroso. Fue dar con que era la fruta, que quién lo iba a pensar… Y mano de santo. Ahora también hay días con picos, pero son los menos.

      ¡Por otro lado lo que jamás se me hubiera antojado ahora me apetece! Voy a darme un buen homenaje cuando nazca el chiquitín, que ya tengo unas ganas locas… 💖

      ¡Un abrazo!

  10. Madre mia que calvario con la insulina y la dieta. Has hecho muy bien en pedir más opiniones, nsdie mejor que tú sabe que algo no va bien y tú eres la única en saber que le va mejor a tu cuerpo en relación de la dieta (observando los resultados).
    El pequeño Xabier viene con ganas 🙂 ya verás que dentro de un tiempo recordarás todo esto con na sonrisa y serás tú la que aconseje a otras mamis.
    Ya queda poco 😉
    Un abrazo!

    1. ¡Hola preciosa!

      La verdad es que sí… Es un rollo de mucho cuidado. La dieta casi casi es lo de menos. Pero el tema de los pinchazos, los horarios, las cantidades… Es un rollo. Al final te impide de alguna manera disfrutar de la última etapa, porque desde que me dijeron que había dado positivo, mis días y mi embarazo giran entorno a las comidas. ¡Un asco!

      Pero sí, espero realmente que todo esto quede en un mal recuerdo en el preciso instante en el que le vea la carita y pueda acariciar a mi pequeñín.

      ¡Un besazo preciosa!

  11. Ya te lo había dicho, la diabetes gestacional me parece el peor invento que la madre naturaleza ha tenido con las embarazadas. 9 pinchazos al día… es una tortura. Por cierto, aquí llega la sanitaria a darte toda la razón del mundo. ¿Qué se quiere? que bajen esas glucemias. Si tú modificas una dieta que te da el endocrino y lo consigues, bienvenido sea. No hay nada como conocerse a una misma.
    Me ha sorprendido muchísimo lo de las glucemias a la hora de comer, jamás había oído esa recomendación. De hecho esas glucemias de después de comer se llaman glucemias postprandiales (aunque mi profesora de nutrición en la carrera decía postpandriales y entre eso y que la palabrita se las trae, siempre me lío!) y por definición, son glucemias a las 2 horas de comer (de finalizar de comer, para ver la metabolización real de esos alimentos). Tras esas 2h la glucemia ha de ser menor de 140, en 1h seguramente hasta yo la tenga por encima de ese valor!
    Me alegro mucho de que la ciática al menos haya decidido dar tregua…

    1. ¡Jejejejeje! Me alegro que como profesional me digas eso. La verdad es que ahora a toro pasado, y después de haber estado con la educadora, puedo decir que no me echaron la bronca ni nada. Le pareció bien la decisión que había tomado de adaptar las cantidades y demás. (En realidad si le hubiera parecido mal, me hubiera importado un pepino… El objetivo es controlar el azúcar)

      Respecto a lo de la medición. Las educadoras que me siguen me mandan hacer la medición contando una hora desde que empiezo a comer… Fíjate, como comprenderás, hay días que casi casi tendría que medirme al terminar de comer. Por lo que en este sentido tampoco les he hecho caso… Jajajajajaja La medición la realizo una hora después, pero a contar desde que finalizo la comida.

      Es curioso como un tema que en teoría es conocido y está dominado por la medicina, pueda tener opiniones e indicaciones tan dispares. En fin… Ya queda menos y en nada despertamos de la pesadilla.

      ¡Besotes!

    2. Matronaonline, 140 es el límite a la hora después de comer para embarazadas y a las dos horas es 120 mg/dl. Corrijo para quien como yo, lea este comentario no se confunda. Los profesionales sanitarios no nos lo sabemos todo de memoria, ¿verdad?

  12. Ains, pobre!! Pero oye, qué bien que diste con el remedio, quizá a alguien que caiga en tu blog, le venga bien 🙂

    Y, bueno, tu padre tiene toda la razón del mundo. A mí me pasa con ciertas cosas. Y es que oye, llevamos toda la vida viviendo con nosotros mismos 🙂

    Besacos!

    PD: ¡ya la recta final, qué rápidoooooooooo!!!!!

    1. ¡Hola guapa!

      Si es así, y a una sola mujer embarazada le puede servir de algo, me alegraré enormemente. Desde luego a mí que otras madres que han pasado por lo mismo me dieran su punto de vista y sus trucos me ha ayudado mucho. Sobre todo a comprender que cada cuerpo es diferente y que una dieta estándar… Puede funcionar o no. Lo que pasa es que sí es cierto que da un poco de miedo “jugar” con las indicaciones de los médicos… Pero en mi caso el sentido común y el prueba y error han sido claves para controlar al demonio dulce del embarazo…

      ¡Un besote!

  13. Bufff tiene que ser desesperante, pincharte tantas veces, cuidarte y encima que diga sin ir bien.
    Me alegro de que esas medidas que has tomado tu misma respecto a la dieta mejoren la situacion

    1. ¡Hola guapa!

      La verdad es que sí, desespera. Ver que haces las cosas tal y como te han indicado y ver que la cosa no se regula. Las dos primeras semanas estaba desesperada hasta el punto de echarme a llorar. Cosa que tampoco ayudaba demasiado ya que el estado de ánimo debe de influir en los niveles de glucosa… Pero hija, una no es de piedra.

      Ahora, aunque aún me siguen dando picos aislados, creo que puedo afirmar que tengo la diabetes bajo control y la verdad, es un alivio.

      ¡Un besote!

  14. En definitiva, eres una campeona. Menuda batalla contra el azúcar tienes liada, pero la vas a ganar de calle, seguro.
    No me imagino en tu situación, con lo que me costaba controlar los antojos y ganas de dulce que tenía cuando estaba embarazada.
    Parece mentira lo que somos capaces de hacer durante el embarazo, en mi caso no fue el azúcar, pero también tuve mis batallitas durante el embarazo de mis trliizos y a día de hoy todavía me pregunto como fui capaz de llevarlo tan bien.
    Y no me des las gracias…que todavía te debo unas dietas que, por cierto, ya doy por perdidas ;(
    Un súper abrazo encanto, espero que estas últimas semanitas te pasen volando y te encuentres mejor :-***

    1. ¡Hola guapa!

      Yo creo que cuando te ves en el momento y en la situación, te haces con ella. He tenido muchos días de bajón, de ¿por qué a mí? ¿cómo puede ser?… Pero no queda otra que afrontar la situación.

      Cuando salimos fuera lo paso fa-tal. A mí me encanta comer y comer bien y es todo un martirio salir fuera de casa. Lo que me hace pensar cómo tienen que vivir las personas que tienen esta enfermedad crónica. ¡Es muy duro!

      Muchas gracias sí, porque los enlaces y la información que me enviaste me han servido para “empaparme” sobre el tema. Y me han venido estupendamente. Además tu predisposición ya es todo un detallazo.

      Un super abrazo de vuelta para ti y en nada todo esto será un mal recuerdo y una experiencia más en mi haber.

      ¡Muak!

    1. ¡Muchas gracias guapa!

      Pues la verdad es que fue un poco la desesperación lo que me llevó a empezar a hacer pruebas. Al principio, y al llevar la insulina me daba miedo hacer cambios, pero es que no era lógico en absoluto…

      Algunos días me equivoqué en los cambios y los niveles subían como la espuma, lo cual me indicaba lo que no debía volver a hacer. Y así, con el viejo “prueba y error” he ido adaptando una dieta, y con perdón, totalmente desproporcionada para mi cuerpo.

      A ver qué me cuentan en la próxima visita… Porque agradables son bastante poco… 🙁

      ¡Un besote gordo! 🙂

  15. Yo también use el faja – cinturón 🙂
    Mucho ánimo solo puedo darte con la diabetes, es algo que desconozco completamente. Lo estas haciendo genial que no te quepa duda, gran luchadora. Yo la verdad no me hubiera atrevido a cambiar las pautas del médico, para que veas cómo se equivocan y pardillas que las hay como yo llevan a rajatabla esas recomendaciones. Muy sabio tu padre, sí señor. Ya nos irás contando más.
    Besotes amore

    1. ¡Muchas gracias Raquel!

      La verdad es que no me queda otra que aguantar e intentar al menos llevarlo de la mejor manera posible.

      ¡Ya os iré contando! Me interesa saber si la faja te sirvió de algo… ¡Te ataco por Twitter! 😉

      ¡Besotes!

  16. La verdad es que estas luchando como una campeona y envidio la paciencia que tienes, nadie mejor que nosotros (nano y yo) sabemos los esfuerzos que haces y que no te permites nada.
    Te queremos y veras que atracón nos vamos a dar cuando todo pase y tengamos al pequeño con nosotros!!!!
    Te quiero amor

    1. ¡Muchas gracias amore!

      Lo del homenaje en forma de atracón que no te quepa ninguna duda! Estoy anotando mentalmente todos los caprichos que estoy teniendo para después de todo esto darme el gustazo…

      Ya queda menos… ¡Un último esfuerzo! Aunque a veces esté cerca de tocar suelo… ¡Muak!

Deja tu huella en este post