150 palabras… Una vida más en Nueva York. El desenlace

Abrió el armario decidida, rebuscó entre las perchas y sacó su vestido de lino blanco. Se acercó al espejo mientras observaba sus curvas perfectas y se pintó los labios de carmín rojo. Parecía una princesa de cuento, sonrió. Hacía calor y en la calle no parecía que soplara nada de viento.

new-14606_640Salió de casa, eran las ocho de la tarde, aún era temprano. Con un pequeño gesto pidió a un taxi que se detuviera.

– Buenas tardes, a la Calle 12, gracias.

Durante el trayecto observó la multitud. Cientos de personas caminando en diferentes direcciones. Únicas, diferentes. Mezcla de mestizajes y culturas. Le gustaba aquella ciudad.

Llegaron a su destino y le entregó un billete de 20 dólares.

– ¡Quédese el cambio!

Allí estaba Jonh, puntual como siempre. Su rostro mostraba un gesto que desconocía, una mirada perdida y vacía. Ni siquiera fue consciente de que ella había llegado.

Se acercó a él con gesto nervioso, como si intuyera que algo no iba bien. Le acarició el rostro sin apartar sus ojos, estudiando con detalle su mirada. Por fin la miró y sin demasiado interés le dio un beso en los labios.

Comenzaron a caminar y no fue hasta pasados unos minutos que articularon sus primeras palabras.

– ¿Cómo fue el viaje a Boston? .-Preguntó Jonh
– No demasiado bien… Estos amarillos son duros de roer.
– Entiendo…
– ¿Qué ocurre Jonh? Te noto distante. Me temo que nuestra reunión con los chinos no te interesa demasiado…
– Estoy preocupado Carol. Vayámonos a casa. Hemos de hablar.

Entraron en el apartamento. Él se acercó alarmario del despacho. Sacó un sobre gris que sostuvo unos segundos entre sus manos hasta que por fin se lo entregó.

Carol comenzó a leer y las lágrimas nublaron sus ojos. No podía ser

… Dos semanas más tarde.

Las luces blancas y frías iluminaban su cuerpo inerte que reposaba sobre la mesa de operaciones del quirófano. El sonido del instrumental y el ritmo de sus latidos le fueron acompañando hacia un sueño muy profundo. Un viaje que su mente emprendió hacia ninguna parte. Ajeno a lo que el destino tuviera planeado para él y sin embargo vulnerable y completamente entregado a sus deseos.

Pasaron varias horas. Carol permaneció en aquella gélida sala de espera sin perder en ningún momento la esperanza de que el médico saldría con buenas noticias. Rodeada de gente pero sola en su mente y con sus pensamientos. Ahora no podía perderle. Una vida llena de obstáculos, carreras de fondo y fracasos continuos. Jonh había sido, era su futuro.

Los médicos habían sido sinceros, no hubo maquillajes que endulzaran la realidad. La operación era crucial.

¿Sobre qué lado caería la moneda?

wpid-wp-1397341425493.jpeg… Aquella noche el cielo lucía una espléndida luna llena. El cielo decorado con miles de estrellas dejaba la noche clara. Se apoyó en la barandilla de la terraza mientras observaba aquella belleza. Se encogió y se cerró la chaqueta de punto abrazándose a sí misma. Un escalofrío recorrió su cuerpo y recordó todas las noches que juntos habían admirado aquel maravilloso espectáculo. Los ojos se le inundaron de lágrimas. Un nudo en la garganta ahogó el llanto que tanto tiempo llevaba frenando.

Habían pasado seis meses desde que Jonh partiera de este mundo en el más absoluto silencio y sin embargo, aún no había reunido el valor suficiente para abrir aquel sobre que permanecía intacto en la mesilla. Era como si tocándolo, abriéndolo se irían definitivamente con él su olor, sus huellas. Aquellas serían sus últimas palabras hacia ella. Sabía que debía dejarlo partir, pero aún no estaba preparada.

Fin.

¿Quieres leer más relatos?

150 palabras es una entrega dominical, creada por Marta, la creadora del blog Diario de algo especial, de una microhistoria o micro relato, con la que podemos dar rienda suelta a nuestra creatividad, y enfocada a los niños. Te daré tres palabras de inicio, y habrá que crear un cuento. ¡de 150 palabras!

Después no te olvides de enlazar con el link aquí debajo y dejar un comentario en cada uno de los blogs que decidas visitar.

Para conocer como nació esta idea de 150 palabras y las reglas, puedes hacer click aquí

18 thoughts on “150 palabras… Una vida más en Nueva York. El desenlace

    1. Jajajajajajaja Bueno… La verdad es que tenía claro desde el principio que la historia acabaría así. Es un final triste y trágico. Pero en la vida real, estas cosas pasan. A ver si me ayudan las próximas palabras y cierro el tema del sobre como es debido. 😉

      ¡Gracias guapa!

    1. ¡Muchísimas gracias por tus palabras!

      La verdad es que es difícil sintetizar una historia en tan poquitas palabras. Cuando escribo me gusta mucho el detalle, la descripción… Y claro, es complicado, se me van muchas palabras así.

      Muchas gracias… 😉

  1. Uf..tremenda historia Mixka! Me encanta tu forma de escribir, y es que senti que veia el reflejo de ella en el espejo mientras se pintaba los labios, que la acompañaba en el taxi y en la sala de espera del hospital…me parecio incluso estar viendo la ciudad con ella en la barandilla al final. Como una pelicula! Eso si, yo tambien me quedo con ganas de saber que decia el sobre…

    1. ¡Hola Julia!

      Sí, mucho. Muy difícil. Pero a veces la vida es así. Por desgracia no siempre todos los capítulos de la vida son felices. Pero la vida sigue y hay que tirar hacia adelante. La próxima será más alegre 🙂

      ¡Un besote!

    1. ¡Gracias Ramón!

      Pues es que “matar” a Jonh y desvelar el contenido del sobre y todo en 150 palabras… ¡No me daba! Jajajajajaja… Eso lo dejo para vuestra imaginación, o quizá me plantee hacer un epílogo. 😉

      Luego me paso a leerte, ¡Éste y el de la semana pasada para no perder el hilo!

      ¡Un abrazo!

Deja tu huella en este post